Fiscalía investiga posible fraude en venta de chalecos antibalas a la PDI

0
64

A partir de una denuncia realizada por la Policía de Investigaciones (PDI) en contra de la empresa Cramick S.A por el delito de estafa, la Fiscalía de Alta Complejidad se encuentra investigando la compra que la institución policial realizó de chalecos antibalas.

La empresa representada por Damir Solar, cónsul honorario de Serbia en Chile, se adjudicó en noviembre de 2016 la licitación para la venta de un total de 779 chalecos antibalas por un valor de $213.368.999, que posteriormente no cumplieron con la calidad que había prometido en sus productos, según indica La Tercera PM.

Anuncio

Uno de los requisitos clave del contrato por parte de la PDI consistía en que los proveedores, al momento de realizar la oferta contaran con un certificado del Instituto de Investigación y Control del Ejército de Chile (IDIC), con el que se pudieran corroborar el cumplimento de los requisitos técnicos en los chalecos, para luego proceder al pago una vez fuesen recibidos y probados en su totalidad.

De aquella forma, la empresa Cramick S.A entregó el 9 de febrero de 2017 la totalidad de los productos y se escogieron 3 unidades al azar para realizar pruebas de calidad, sin embargo, pese a haber presentado los certificados requeridos en los primeros chalecos, los siguientes mostraron problemas en las pruebas de resistencia balística y no cumplieron con las exigencias. Por ello se inició un término anticipado del contrato, pese a esto, el 27 de julio del mismo año Cramick, a través de una empresa de mariscos con la que tiene nexos, se habría cobrado la factura correspondiente.

“La calidad del producto recibido no cumplió con el estándar ofrecido en la licitación”. Afirman desde la Policía de Investigaciones

Finalmente, Cramick S.A. también es protagonista de otro proceso de licitación, ya que por medio de la Unión Temporal de Proveedores (UTP) figura como postulante a vender tobilleras electrónicas a Gendarmería.

Cramick contraataca

Cramick, aseguran que “la denuncia realizada por la PDI a la Fiscalía, es una clara represalia en contra nuestra, por las constantes denuncias que hemos realizado en contra de la institución policial y sólo devela su intención de encubrir y proteger las actuaciones indebidas de funcionarios, hechos que nuestra compañía ha estado denunciando desde un principio”.

Insistieron además en la calidad de sus productos, la que, insisten, ha sido acreditada por organismos calificados. De acuerdo a la acusación de la PDI, sin embargo, el Instituto de Investigación y Control del Ejército de Chile (IDIC) entregó una primera certificación acorde con los requisitos necesarios para presentarse a la licitación, pero posteriormente se habría pedido una segunda corroboración que habría llegado incompleta y no habría permitido garantizar la seguridad de los implementos.

Vargas, en cambio, plantea que “incluso trajimos un experto balístico búlgaro para calificar los chalecos y en dos ocasiones, de forma arbitraria, se negaron al peritaje”.

Desde la PDI, en tanto, hubo disposición a responder los requerimientos de este medio durante la jornada.

Comenta y da a conocer tu opinión!